4 de diciembre de 2010

QUADERN MALIÀ / CUADERNO DE MALÍ

*
Sigue más abajo la traducción al español
*
(A Nyire, la dona senufó de Gongassó)

Gongassó,

m'alleuja els ulls l'acollidora foscor
de la cabana, una anciana de mamelles
llargues llargues seu en un tamboret en un racó;
al seu costat, a terra, una panera de palla rodoneta, el llit
de cendra -la xorbà-, que acull la filosa manual.
Entre el polze i l'índex gira i gira l'eix, el fil
de la vida gira entorn, gira i gira a l'esquerra el núvol cotonós,

la cendra l'acompanya.

Nyire ha allitat el fus i la filosa a la panera, pren dolça la meva
dreta entre les seves,

llargament,

i em canta.

Les seves genives descarnades, les dents
grogues i negres, em mira fixament, mentres
em canta. M'ho dóna tot, una oració
ritmada, recitada:

benvinguda, benvinguda sigues.

Tres criatures observen extasiades, una menuda
de tres anys carrega sobre el maluc esquerra un petitó.

È mo atxà, è mo atxà, gràcies,

è mo atxà.

(Gangassó,, 03-12-2010)

© Anna Rossell
*
*
Español

Gongassó,

me alivia los ojos la acogedora oscuridad
de la cabaña, una anciana de pechos
largos largos sentada en un rincón;
a su lado, en el suelo, un cesto de paja, lecho
de ceniza -la chorbá-, el lecho de la rueca.
Entre índice y pulgar gira y gira el eje, el hilo
de la vida gira alrededor, gira y gira en la izquierda la nube
algodonosa,

ceniza lo acompaña.

Nyire deja en el lecho el huso con la rueca, con ternura
toma mi derecha entre las suyas,

largamente,

y me canta,

sus encías descarnadas, los dientes
negros y amarillos, me mira fijamente mientras
canta. Me lo da todo, una oración
ritmada, recitada:

bienvenida, bienvenida seas.

Tres chiquillos observan extasiados,
una menuda de tres años carga un pequeño en su cadera.

E mo atchá, e mo atchá, gracias,

e mo atchá.

(Gangassó, 03-12-2010)

© de la traducción Anna Rossell

2 comentarios:

Jorge Torres Daudet dijo...

Belleza de alma, Ana, la de la aciana (sin desprecio de la compañía).
(He encendido un pitillo)

Anna Rossell dijo...

Pues mejor (aunque no me alegro por tu salud); encender un pitillo significa que te pones cómodo para la lectura, una buena señal.