20 de noviembre de 2010

QUADERN MALIÀ / CUADERNO DE MALÍ

*
Traducción al español a continuación
*
*
Sikassó

Una catifa roja porta a algun lloc
de món, punts de colors als marges
sobre rodes, nens entremig
dels punts, algunes motos.
Mangos, teques i mill, camps
de cotó. Gallines picotegen, cabres i aus
pasturen pels costats. Enllà, un ramat de bous
amb gepa.
*
Zignassó

Habitacles rodons, rectangulars. Sota un ombrall
de palla un jove mata
el temps recolzat a un manillar
de bicicleta.
*
Zangaradougou

Llenya apilada voreja espaiadament el roig, tiges
verdes d'arròs senyalen aigua.
*
Niaradougou

Aus camallargues de net plumatge blanc
entre el fullatge, una dona transporta branques
sobre el cap, mira endavant, seguint la cinta
roja. Dues figures negres avancen lentes,
cegament.
*
Dandarossó

Un mirall d'aigua s'estén
sobre el camí; vora del riu, dones que
fan bugada, nens neixen de la terra
a ambdós costats.
*
Nevadogou

La cinta fa el camí, empolsegada
i clara, enmig, un baobab; un home
jeu a un banc, a sota un arbre espès
en un trencant, un ase estira un carro, va carregat
de gent, manats d'espigues
roses a les vores. Un ample lloc ombrívol
trenca el sol, taques de llum pinten
la clara superfície del riu, que inunda el bosc
frondós, de fullam dens.
La claror torna, i regala un camp immens
de termiters-bolet als nostres ulls.
*
Baudieressó

Aquell racó de món de terra roja, l'aire impregnat
d'olor de menta fresca, gent que somriu soyez
les bienvenus asseyez vous, homes que arriben, saluden
i s'asseuen. Comença l'assamblea,
ja hi som tots. Un jove explica alguna cosa
en bambarà, tothom escolta. Pausadament, el torn
amb la paraula arriba a tots, es signen
documents, s'aixeca la sessió,
salutacions, í ni tié, í ni tié, í ni tié, bonne journé.
La casa d'un veí acull els estrangers, l'anciana
de llargs pits, hospitalària, amb un somrís; la jova de mà
humida, ens fa una reverència, una altra jova
dóna la benvinguda, treu palanganes
grans: arròs i puré de blat
de moro, dos pots de carn i salsa, un recipient
amb aigua i les culleres.
Quatre carones d'ulls rodons observen temoroses
el moment, la més petita plora: espanta la pell
blanca. Els grans ja han acabat, els nens
comencen, la mare ofrena una papaia gegant
als forasters: abarka, abarka, abarka, í ni tié, í ni tié,
abarka, abarka, í ni tié.
Per la vorera esquerra de la ruta fa camí lent una figura
esbelta, duu una safata descentrada al cap.
Coixeja.

(Camí de Sikassó a Baudieressó, 19-11-2010)

© Anna Rosssell
*
*
Español

Sikassó

Una ancha afombra roja conduce a alguna
parte, puntos multicolores
sobre ruedas, niños de poca edad sujetos
por los puntos, algún ciclomotor.
Mangos, tecas y mijo, flor
de algodón. Gallinas picotean, cabras
y aves pastan por las veredas. Más allá, bueyes
jorobados.
*
Zignassó

Chozas redondas y rectangulares.
Bajo un chamizo un joven mata
el tiempo reclinado sobre un manillar
de bicicleta.
*
Zangaradougou

Haces de leña bordean espaciados el fuego
del camino, tallos verdes de arrozal indican agua.
*
Niaradougou

Aves zancudas de plumaje blanco
entre el follaje, una mujer transporta en su cabeza
ramas, la mirada fija hacia delante, sigue la cinta
roja. Dos figuras negras avanzan lentas,
ciegamente.
*
Dandarossó

Sobre el camino se extiende un gran
espejo de agua; junto al río, mujeres haciendo
la colada, niños nacen de la tierra
en ambos lados.
*
Nevadogou

La cinta hace el camino, clara
y polvorienta, en medio, un baobab; un hombre
yace sobre un banco, bajo un árbol frondoso
en un recodo, un asno lleva un carro cargado
de personas, haces de espigas
rosas en los bordes. Un amplio claro rompe
con su sombra el sol, manchas de luz pintan
la lisa superficie del río, que inunda el bosque
espeso, de hojarasca densa.
Vuelve la luz, y regala un campo inmenso
de termiteros-hongo a nuestros ojos.
*
Baudieressó

Aquel rincón perdido -alguna parte- de tierra oscura
y roja, de aire preñado de olor a hierbabuena, gente
sonríe soyez les bienvenus asseyez vous, hombres que llegan, saludan
y se sientan. Comienza la asamblea,
estamos todos. Un joven explica en bambará, todos
escuchan. Pausadamente, el turno
y la palabra le llega a cada uno, se firman
documentos, la sesión se levanta,
más saludos, í ni tié, í ni tié, í ni tié, bonne journé.
Un vecino acoge a los foráneos, la anciana de pechos
lacios esboza una sonrisa hospitalaria, una joven de mano
humedecida se inclina con respeto, otra joven
nos da la bienvenida y saca palanganas: arroz y puré
de harina de maíz, dos ollas con carne y mucha salsa, un recipiente
con agua y las cucharas.
Cuatro caritas menudas de ojos grandes observan temerosas
el momento, la más pequeña llora: asusta la piel
blanca. Los mayores han terminado ya, empiezan
los pequeños, la madre ofrece una papaya gigante
a la visita: abarka, abarka, abarka, í ni tié, í ni tié,
abarka, abarka, í ni tié
.
Por el margen izquierdo de la ruta camina lentamente una figura
esbelta, transporta en su cabeza una bandeja descentrada.
Cojea.

(Camino de Sikasso a Baudieresso, 19-11-2010)

© de la traducción Anna Rosssell

10 comentarios:

Pedro F. Báez dijo...

Lexicológica, auténtica y audiovisualmente tan rico como África misma; como su gente empinada y hermosa como árboles de la savana. Tiene tu poema un cinetismo que lo hace crónica perfectamente visible y documental: un docupoema de la vida que asalta, maravillando al lente, los sentidos y se queda en él grabada como testimonio de tu paso, de tu numen, de tu conciencia de mujer, de ser humano, de intelectual y de artista. He caminado contigo y contigo se han dilatado las aletas de mi nariz ante los nuevos y variados olores. Del mango al mijo y al ácido y húmedo hedor que despiden las cagadas frescas de las gallinas sobre la tierra. Un triunfo para el alma y para los sentidos, Anna. Te abrazo y te deseo que sigas experimentando con ojos asombrados estas experiencias intensas, inolvidables y únicas.

Anna Rossell dijo...

Pedro, tu comentario, un poema. Gracias por hacerme llegar las impresiones que mis versos han despertado en ti. Un preciado regalo. También yo te mando un abrazo, y seguidamente otro poema.

montse dijo...

Ben tornada Anna, m'ha agradat llegir aquest poema, font d'inspiració d'aquest viatge.

Salut!!!

Anna Rossell dijo...

No, Montse, encara no hem tornat. Tot just fa quatre dies que som a Malí. Però, de moment, som en una casa d'un amic que té connexió internet. És per això que puc aprofitar per entrar de tant en tant. Salut, també per a vosaltres.

Amelia Díaz dijo...

Sigo. Sigo tu camino.
Sigo a la poeta y a la amiga.

Besos enormes, Anna.

Anna Rossell dijo...

Gracias, Ame, por acompañarme. Yo, desde aquí me conecto (de momento) con frecuencia, pero la lentitud en cargar cualquier elemento es tal, que apenas puedo entrar en los blogs de los amigos, tarda todo una eternidad. No me extraña que la gente se mueva en este país a cámara lenta. Todo parece inmerso en una atmósfera ralentizada.

Mayde Molina dijo...

A veces escribo las tristezas para que no se


Arribo tard Anna, però quina meravella pogué llegir ara tot el que has escrit aquets dies e imaginar-me aquell món tal com l’expliquen els teus ulls. M’ha deixat commoguda això del nen que plora “perquè espanta la pell blanca”. Et segueixo com diu l´Ame ;) Moltes gracies per fer-nos participar així tan en directe en el teu viatge

Anna Rossell dijo...

Mayde, gràcies per llegir el que escric. A mi també m'agrada saber que algú participa del meu viatge a través del que jo vaig escrivint. Una abraçada.

Jorge Torres Daudet dijo...

Da la sensación, Ana, (casi te veo en un Land Rover, quizá con el pelo recogido) de que vas recorriendo esos caminos de roja tierra y recogiendo, como corresponsal intrépida, flash a flash, esas imágenes que llegan directas al corazón.
La madre África, tan olvidada del mundo.
Tengo una pregunta, una curiosidad; ¿estás en ese viajar de vacaciones o por algún estudio?
Un beso.

Anna Rossell dijo...

Jorge, me ilusiona que me digas que mis poemas-crónica llegan al corazón. No, no estoy por ningún estudio en concreto, aunque tengo uno en mente de cara al futuro. Sí que hay una especie de estudio relacionado indirectamente: mañana llega a Bamako nuestra amiga, la pintora e ilustradora de libros Pilar Millán, la que tan maravillosamente ilustró mi libro de viajes "Mi viaje a Togo". Ella viene con un proyecto de trabajo concreto: está preparando una exposición relacionada con un tema universal femenino, que ahora quiere indagar concretamente en Malí. Aquí nos espera un grupo de mujeres que se dedican a este tema -la lo habíamos contactado antes-, y pasaremos tres días con ellas. Ya te contaré.

Un beso.