3 de octubre de 2010

ET CONVIDEM A PARTICIPAR A ESCRIURE UN CONTE / TE INVITAMOS A PARTICIPAR EN LA ESCRITURA DE UN CUENTO

*
Para quien quiera participar en español y no entienda el texto en catalán, hay traducción española a continuación del original:
*
*
Iniciem un conte d'autoria col·lectiva, en la creació del qual hi pot participar tothom. Tot@s podeu escriure'n un bocí, si és que en teniu ganes, i ho podeu fer en la llengua que volgueu. PODEU ESCRIURE AMB PSEUDÒNIM -TAMBÉ AMB MÉS D'UN- O "AL NATURAL". Qui entengui l'última intervenció (en la llengüa que sigui) la seguirà, i així anirem fent. Un cop acabat, jo el traduiré al català i també a l'espanyol -per tal que el text quedi en una sola llengua-, que suposo que seran les dues llengües majoritàries, i les traduccions acompanyaran l'original, tal qual hagi estat escrit. QUI VULGUI PARTICIPAR-HI QUE ESCRIGUI A "COMENTARIS", JO PENJARÉ EL SEU TEXT COM A "ENTRADA".
*
Español:
*
Iniciamos un cuento de autoría colectiva, en cuya creación puede participar todo el mundo. Tod@s podéis escribir un cachito, si es que tenéis ganas, y lo podéis hacer en la lengua que queráis. PODÉIS ESCRIBIR CON SEUDÓNIMO -TAMBIÉN CON MÁS DE UNO- O "AL NATURAL. Quien entienda la última intervención (en la lengua que sea) la seguirá, y así procederemos. Una vez terminado, yo lo traduciré al catalán y también al español - para que el texto quede en una sola lengua-, que supongo serán las dos lenguas mayoritarias, y las traducciones acompañarán el original, tal cual haya quedado escrito. QUIEN QUIERA PARTICIPAR QUE REDACTE SU APORTACIÓN EN "COMENTARIOS", YO COLGARÉ SU TEXTO COMO "ENTRADA".
*
CONTE D'AUTORIA COL·LECTIVA (OBERT A LA PARTICIPACIÓ DE TOTHOM) /
CUENTO DE AUTORÍA COLECTIVA (ABIERTO A LA PARTICIPACIÓN DE TODO EL MUNDO)

Para quien quiera participar en español y no entienda el catalán, a continuación está el texto traducido:

TEXT ORIGINAL (En qualsevol llengua):

Anna dijo...

¡Coño, vamos al río Coño!, deia una veu desconeguda des del fons del seu cervell. Sentia el seu cos com un vertigen, un cos-vertigen, un vertigen-cos, una espiral negre que la portava a una dimensió desconeguda, més enllà del seu espai i del seu temps. El cap li bategava i un túnel negre xuclava amb una força desconeguda i extraordinària el que fins ara havia sigut "ella", la matèria que havia constituït la seva persona.

(Anna Rossell, 3 de octubre de 2010)

***
montse dijo...

Obro els ulls, i tota una munió de mirades expectants em contemplem, mentre sento: Has tornat, que bé, quina alegria. Estic sorprès, no sé què ha passat, només recordo aquell llarg passadís amb portes tancades i al final un riu tot emboirat. Aquella espesa boira m'ofegava i no em deixava trobar el camí. Mentre buscava la sortida en aquell túnel negre del meu cervell, sento una veu profunda i esgarrada que sona com un blues, em captiva i m'agrada; enmig em ressona l'eco de moltes veus que diuen: torna, torna.... i segueixo escoltant l'Eric Clapton.

(5 de octubre de 2010 10:13)

***
Manolo dijo...

No son los eternos femenino y masculino. Ni son extrañas sus reflexiones paralelas: estos pensamientos fluyen con naturalidad en las mentes que hayan adquirido la disciplina de mirar dentro de sí. El porqué de esta situación simultánea se ha de buscar en una serie de acontecimientos tan sorprendentes y diversos, y a la vez tan unidos en el tiempo, que han tenido la fuerza suficiente para purificar el fluir del pensar. Tal parece que sus almas hubiesen flotado sobre un mítico Estigia, donde hubiesen sabido del límite entre la vida y la muerte.

(6 de octubre de 2010 11:04)

***
Alfa dijo...

No sentía mi cuerpo. Sólo intuía lo que era eso, un cuerpo. Me quedaban de él los pensamientos, pensaba, había reminiscencias de una memoria de lo que fui. Como en un eco lejano recordaba mi nombre: Álex, Álex. Ahora volvía a oírlo en un susurro dulce, familiar,lo escuchaba muy cerca, al oído, y me sentía mecer en una cuna, y me adormecía, plácidamente, me sumía en un sueño profundo y regresaba a un pasado lejano en el que mi sexo no se había decidido aún.

(7 de octubre de 2010)

***
José Baena dijo...

¿Y mis manos? En algún lugar tienen que estar mis manos. En mitad de la caída los ojos no me sirven, el cuerpo viejo no me sirve, incluso puede que no me sirva el sexo, el que sea. Qué manía con etiquetar las entrepiernas y ponerles nombres. Pero ¡las manos! ¿Dónde fueron a parar mis queridas? Recuerdo el tirón, suave al principio, más una intuición que otra cosa, unida a una cuerda. Y después la certeza, y ya no había quien parara el remolino. Y aquí estoy ahora. No me preguntéis dónde ni cuándo. Sé que estoy, nada más. Noto mi consciencia pero... ¿y mis manos? ¿Cómo me reconoceré sin ellas?

(7 de octubre 2010)

***
"Vargas" dijo...

No podré volver a tocar. Adiós al grupo de guitarra y a mis sueños de dirigir alguna vez, batuta en mano. A partir de ahora deberé asistir como oyente a los conciertos.

(8 de octubre de 2010 15:59)

***
Ariadna dijo...

Els concerts -això també ho recordava- havien sigut la seva vida, aquell aliment que l'havia salvat de tants naufragis quan les crisis l'atacaven. I ara les mans, no les sentia, i les orelles? No sabia si encara formaven part de la seva persona... Persona? Era una persona? Ho havia sigut mai? El seu cervell tenia dades processades sobre aquest concepte: "Persona: Ésser viu sexuat, individus de dos sexes -mascle / famella-, amb diferenciació d'activitat sexual en funció de la reproducció (relació heteroxexual) o de la relació afectiva (heterosexual, homosexual o bisexual)." Havia format mai part ell / ella d'aquest col·lectiu? O senzillament el seu cervell pensant només en coneixia l'existència, com coneixia l'existència de tantes altres coses? Però si no ho era... Perquè enyorava les seves mans? Perquè esperava ferventment no haver perdut el sentit de l'oïda? No eres aquestes qualitats -totes- les que caracteritzaven a aquell ésser que el seu cervell tenia catalogat com a "persona"?

(9 de octubre de 2010 13:27)

***
Josemari dijo...

És clar que també dintre dela seva confusió mental se li presentaven els pensaments de quan feia política. Sí, ara hi veia clar, va ser la política el que l’havia portat a aquella situació, les denúncies per corrupció primer, les amenaces anònimes més tard ... i després : "¡Coño, vamos al río Coño!". Sí, era persona, malgrat que no es trobava les mans, malgrat no tenir clares tantes coses..., però, qui havia dit allò de la diferència existent entre individu i persona? Va ser Mounier?, va ser Marx? El cap li explotava. Ni tan sols podia retenir de qui era la cita que recordava amb tanta claredat: "Individu és una condició degradada de persona, així com Estat totalitari es la forma degradada del veritable Estat" I ell, què era? Era persona que darrerament s’havia comportat com individu? Era individu que es va voler comportar com a persona? I després el caos... "¡Coño , vamos al río Coño!"

(9 de octubre de 2010 17:03)

***
mafalda dijo...

On sóc?

(18 de octubre de 2010 01:32)

***
Anna Rossell dijo...

"Individu és una condició degradada de persona així com Estat totalitari és la forma degradada del veritable Estat", donava voltes i més voltes a aquella afirmació, sense recordar de qui era aquella cita... "així com l'Estat totalitari és la forma degradada del veritable Estat", "així com l'Estat totalitari...", "l'Estat totalitari...". I després "Coño..., coño..., vamos al río...". No, no va ser així, allò havia anat d'una altra manera; la frase era una altra: "¡A sentarse, coño!" Sí, aquesta era la frase: "¡...el resto a sentarse, coño!" I després els trets, els ferits i la sang, llavors va ser quan va perdre el món de vista. Començava a veure-ho clar: sí, va ser durant aquella sessió parlamentària, aquell guàrdia civil no havia suportat que s'hagués negat a seure, que li hagués plantat cara. I ara es despertava de l'estat en què el tret del guàrdia civil el va deixar... per quan de temps? Quan de temps havia passat des de llavors? Uns moments? Dies? Mesos? No en tenia cap noció. Ara també recordava la data de la sessió parlamentària, era el 23 de febrer. Però ara quin dia era? On es trobava? Sentia una sensació d'ofec a la boca i una molèstia als narius; tenia els braços immobilitzats i la claror li encegava els ulls. Una veu cridava: "Infermera!"

(20 de octubre de 2010 20:39)
***
Cristina dijo...

La infermera no es podia creure el que estava veient: el pacient de la 27, en coma des de feia tants i tants anys, s'havia despertat. Es va armar un enrenou. Tothom corria, els metges no donaven crèdit!
-Una mica d'ordre!, va cridar una veu.
-A veure, senyor Medina, que em sent?
Jo volia parlar, fer un gest, dir que sí, però... totalment inutil. Tot aquell temps m'havia sumit en un estat, no vegetatiu -doncs el meu cervell funcionava-, però sí totalment immobilitzador. Si me'n sortia, com ho faria per tornar a començar? Seria del tot impossible, quina angoixa! A més, seguía sense sentir el meu cos, exactament igual que en el moment que em van donar per mort. Deu ser normal, pensava..., quina angoixa! D'altra banda, una altra veu em va distreure dels meus pensaments:
-Demà començarem a fer proves. A veure si es pot fer alguna cosa...

(27 de octubre de 2010 17:24)
*
*
TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL (de Anna Rossell)

Anna dijo...

¡Coño, vamos al río Coño!, decía una voz desconocida desde el fondo de su cerebro. Sentía su cuerpo como un vértigo, un cuerpo-vértigo, un vértigo-cuerpo, una espiral negra que la transportaba a una dimensión desconocida, más allá de su espacio y de su tiempo. La cabeza le latía y un túnel negro absorbía con una fuerza desconocida y extraordinaria lo que hasta ahora había sido "ella", la materia que había constituido su persona.

***
Montse dijo...

Abro los ojos, y un enjambre de miradas expectantes me contemplan, mientras escucho: Has vuelto, ¡qué bien!, ¡qué alegría!. Estoy sorprendido, no sé qué ha pasado, sólo recuerdo aquel largo pasillo con las puertas cerradas y al final un río inmerso en la niebla. Aquella niebla espesa me ahogaba y me impedía encontrar el camino. Mientras buscaba la salida en aquel túnel negro de mi cerebro, oigo una voz profunda y cascada que suena como un blues, me cautiva y me gusta; en medio me suena el eco de muchas voces diciendo: vuelve, vuelve... y sigo escuchando a Eric Clapton.

***
Manolo dijo...

No son los eternos femenino y masculino. Ni son extrañas sus reflexiones paralelas: estos pensamientos fluyen con naturalidad en las mentes que hayan adquirido la disciplina de mirar dentro de sí. El porqué de esta situación simultánea se ha de buscar en una serie de acontecimientos tan sorprendentes y diversos, y a la vez tan unidos en el tiempo, que han tenido la fuerza suficiente para purificar el fluir del pensar. Tal parece que sus almas hubiesen flotado sobre un mítico Estigia, donde hubiesen sabido del límite entre la vida y la muerte.

***
Alfa dijo...

No sentía mi cuerpo. Sólo intuía lo que era eso, un cuerpo. Me quedaban de él los pensamientos, pensaba, había reminiscencias de una memoria de lo que fui. Como en un eco lejano recordaba mi nombre: Álex, Álex. Ahora volvía a oírlo en un susurro dulce, familiar, lo escuchaba muy cerca, al oído, y me sentía mecer en una cuna, y me adormecía, plácidamente, me sumía en un sueño profundo y regresaba a un pasado lejano en el que mi sexo no se había decidido aún.

***
José Baena dijo...

¿Y mis manos? En algún lugar tienen que estar mis manos. En mitad de la caída los ojos no me sirven, el cuerpo viejo no me sirve, incluso puede que no me sirva el sexo, el que sea. Qué manía con etiquetar las entrepiernas y ponerles nombres. Pero ¡las manos! ¿Dónde fueron a parar mis queridas? Recuerdo el tirón, suave al principio, más una intuición que otra cosa, unida a una cuerda. Y después la certeza, y ya no había quien parara el remolino. Y aquí estoy ahora. No me preguntéis dónde ni cuándo. Sé que estoy, nada más. Noto mi consciencia pero...¿y mis manos? ¿Cómo me reconoceré sin ellas?

***
"Vargas" dijo...

No podré volver a tocar. Adiós al grupo de guitarra y a mis sueños de dirigir alguna vez, batuta en mano. A partir de ahora deberé asistir como oyente a los conciertos.

***
Ariadna dijo...

Los conciertos -esto también lo recordaba- habían sido su vida, aquel alimento que la (¿o debía decir "lo"?) había salvado de tantos naufragios cuando las crisis atacaban. Y ahora las manos, no las sentía, ¿y las orejas? No sabía si aún formaban parte de su persona... ¿Persona? ¿Era una persona? ¿Lo había sido alguna vez? Su cerebro tenía datos procesados sobre este concepto: "Persona: Ser vivo sexuado, individuos de dos sexos -macho / hembra-, con actividad sexual diferenciada en función de la reproducción (relación heterosexual) o de la relación afectiva (heteroxexual, homosexual o bisexual)." ¿Había formado parte él / ella alguna vez de este colectivo? ¿O sencillamente su cerebro pensante sólo conocía su existencia, como conocía la existencia de tantas otras cosas? Pero si no lo era... ¿Por qué añoraba sus manos? ¿Por qué esperaba fervientemente no haber perdido el sentido del oído? ¿No eran estas cualidades -todas- las que caracterizaban a aquel ser que su cerebro tenía catalogado como "persona"?

***
Josemari dijo...

Claro que entre la confusión mental se le presentaban los pensamientos de cuando se dedicaba a la política. Sí ahora lo veía claro, fue la política lo que la (¿o debía decir "lo"?) había llevado a aquella situación, las denuncias por corrupción primero, las amenazas anónimas más tarde... y después: "¡Coño, vamos al río Coño!". Sí, era persona, a pesar de no encontrarse las manos, a pesar de no tener claras tantas cosas..., pero, ¿quién había dicho aquello de la diferencia entre individuo y persona? ¿Fue Mounier?, fue Marx? La cabeza le estallaba. Ni siquiera podía retener de quién era la cita que recordaba con tanta claridad: "Individuo es una condición degradada de persona, así como Estado totalitario es la forma degradada del verdadero Estado" Y él, ¿quién era? ¿Era persona que últimamente se había comportado como individuo? ¿Era individuo que quiso comportarse como persona? Y después el caos... "¡Coño, vamos al río Coño!"

***
mafalda dijo...

¿Dónde estoy?
***
Anna Rossell dijo...

"Individuo es una condición degradada de persona así como Estado totalitario es la forma degradada del verdadero Estado", daba vueltas y más vueltas a aquella afirmación sin recordar de quién era la cita..., "así como el Estado totalitario es la forma degradada del verdadero Estado", "así como el Estado totalitario...", "el Estado totalitario...". Y después "Coño..., coño, vamos al río...". No, no fue así, aquello había ido de otra forma; la frase era otra: "¡A sentarse, coño!" Sí, aquella era la frase: "¡... el resto a sentarse, coño!" Y después los tiros, los heridos y la sangre, entonces fue cuando perdió el mundo de vista. Comenzaba a verlo claro: sí, fue durante aquella sesión parlamentaria, aquel guardia civil no había soportado que se hubiera negado a sentarse, que le hubiera plantado cara. Y ahora se despertaba del estado en que el tiro del guardia civil la dejó... ¿por cuánto tiempo? ¿Cuánto tiempo había pasado desde entonces? ¿Unos momentos? ¿Días? ¿Meses? No tenía noción alguna de ello. Ahora también recordaba la fecha de la sesión parlamentaria, era el 23 de febrero. Pero ahora ¿qué día era? ¿Dónde se encontraba? Sentía una sensación de ahogo en la boca y una molestia en los orificios de la nariz; tenía los brazos inmovilizados y la claridad le cegaba los ojos. Una voz gritaba: "¡Enfermera!"
***

Cristina dijo...

La enfermera no se podía creer lo que estaba viendo: el paciente de la 27, en coma desde hacía tantísimos años, se había despertado. Se armó un revuelo. Todo el mundo corría, ¡los médicos no daban crédito!
-¡Un poco de orden!, gritó una voz.
-A ver, señor Medina, ¿me oye?
Yo quería hablar, hacer un gesto, decir que sí, pero... era inútil. Todo aquel tiempo me había sumido en un estado, no vegetativo -pues mi cerebro funcionaba-, pero sí totalmente inmovilizador. Si salía de ésta, ¿cómo podría volver a empezar? Sería totalmente imposible, ¡qué angustia! Además, seguía sin sentir mi cuerpo, exactamente igual que en el momento en que me dieron por muerto. Debe de ser normal, pensaba..., ¡qué angustia! Por otro lado, otra voz me distrajo de mis pensamientos:
-Mañana empezaremos a hacer pruebas. A ver si podemos hacer algo...

19 comentarios:

José Baena dijo...

Me parece una idea magnífica. Siempre me han gustado este tipo de colaboraciones. A ver qué sale. Un saludo

Anna Rossell dijo...

Pues ánimo, José, ¡síguelo!

montse dijo...

Hola Anna, veig que ja has posat fil a l'agulla, ara hem de trobar el moment d'inspiració.

Salut i espero que ens surti un conte collonut!!!

Amelia Díaz dijo...

Siiiií...es una idea genial.
Me gustará participar.
A ver si nos inspiramos!!!

Besos enormes, Anna, guapa.

Anna Rossell dijo...

Montse, doncs vinga, va, que no cal esperar les set muses. Amb una de sola ja en tenim prou. T'espero.

Anna Rossell dijo...

Ame, espero tu parte de la història, que supongo que serán parteS, en plural, porque nos podemos ir reenganchando al carro todo lo que queramos. A ver cómo nos saldrá el carro. Un beso.

Carmen dijo...

Anna, s'hi val entrar amb pseudònims?

Anna Rossell dijo...

CARME,i tant que sí, que si val entrar amb pseudònims!

montse dijo...

Obro els ulls, i tota una unió de mirades expectatives em contemplem, mentre sento: Has tornat, que bé, quina alegria. Estic sorprès, no ser que ha passat, només recordo aquells llarg passadís amb portes tancades i al final un riu tot emboirat.

montse dijo...

Aquesta espesa boira m'ofegava i no em deixava trobar el camí. Mentre buscava la sortida en aquest túnel negre del meu cervell, sento una veu profund i esgarrada que sona com un blues, en captiva i m'agrada; enmig em ressona l'eco de moltes veus que diuen: torna, torna.... i segueixo escoltant a l'Eric Clapton.

Manolo dijo...

No son los eternos femenino y masculino. Ni son extrañas sus reflexiones paralelas: estos pensamientos fluyen con naturalidad en las mentes que hayan adquirido la disciplina de mirar dentro de sí. El porqué de esta situación simultánea se ha de buscar en una serie de acontecimientos tan sorprendentes y diversos, y a la vez tan unidos en el tiempo, que han tenido la fuerza suficiente para purificar el fluir del pensar. Tal parece que sus almas hubiesen flotado sobre un mítico Estigia, donde hubiesen sabido del límite entre la vida y la muerte.

Alfa dijo...

No sentía mi cuerpo. Sólo intuía lo que era eso, un cuerpo. Me quedaban de él los pensamientos, pensaba, había reminiscencias de una memoria de lo que fui. Como en un eco lejano recordaba mi nombre: Álex, Álex. Ahora volvía a oírlo en un susurro dulce, familiar,lo escuchaba muy cerca, al oído, y me sentía mecer en una cuna, y me adormecía, plácidamente, me sumía en un sueño profundo y regresaba a un pasado lejano en el que mi sexo no se había decidido aún.

José Baena dijo...

Hola Anna, mi aportación:

¿Y mis manos? En algún lugar tienen que estar mis manos. En mitad de la caida los ojos no me sirven, el cuerpo viejo no me sirve incluso puede que no me sirva el sexo, el que sea. Qué manía con etiquetar las entrepiernas y ponerles nombres. Pero ¡las manos! ¿Dónde fueron a parar mis queridas? Recuerdo el tirón, suave al principio, más una intuición que otra cosa unida a una cuerda. Y después la certeza y ya no había quien parara el remolino. Y aquí estoy ahora. No me preguntéis dónde ni cuándo. Sé que estoy, nada más. Noto mi consciencia pero...¿y mis manos? ¿Cómo me reconoceré sin ellas?

"Vargas" dijo...

No podré volver a tocar. Adiós al grupo de guitarra y a mis sueños de dirigir alguna vez, batuta en mano. A partir de ahora deberé asistir como oyente a los conciertos.

Ariadna dijo...

Els concerts -això també ho recordava- havien sigut la seva vida, aquell aliment que l'havia salvat de tants naufragis quan les crisis l'atacaven. I ara les mans, no les sentia, i les orelles? No sabia si encara formaven part de la seva persona... Persona? Era una persona? Ho havia sigut mai? El seu cervell tenia dades processades sobre aquest concepte: "Persona: Ésser viu sexuat, individus de dos sexes -mascle / famella-, amb diferenciació d'activitat sexual en funció de la reproducció (relació heteroxexual) o de la relació afectiva (heterosexual, homosexual o bisexual)." Havia format mai part ell / ella d'aquest col·lectiu? O senzillament el seu cervell pensant només en coneixia l'existència, com coneixia l'existència de tantes altres coses? Però si no ho era... Perquè enyorava les seves mans? Perquè esperava ferventment no haver perdut el sentit de l'oïda? No eres aquestes qualitats -totes- les que caracteritzaven a aquell ésser que el seu cervell tenia catalogat com a "persona"?

Josemari dijo...

Es clar que també dintre la seva confusió mental se li presentaven els pensaments de quan feia política. Sí, ara hi veia clar, va ser la política el que l’havia portat a aquella situació, les denuncies per corrupció primer, les amenaces anònimes més tard ... i després : "Coño, vamos al rio Coño".
Sí, era persona, malgrat que no es trobava les mans, malgrat no tenir clares tantes coses... però, qui havia dit allò de la diferència existent entre individu i persona? Va ser Mounier, va ser Marx? El cap li explotava. Ni tan sols podía retenir de qui era la cita que recordava amb tanta claredat: "Individu es una condició degradada de persona així com Estat totalitari es la forma degradada del veritable Estat" I ell, què era? Era persona que darrerament s’havia comportat com individu? Era individu que es va voler comportar com a persona? I després el caos... "Coño , vamos al rio Coño"

mafalda dijo...

On sóc?

Anna Rossell dijo...

"Individu és una condició degradada de persona així com Estat totalitari és la forma degradada del veritable Estat", donava voltes i més voltes a aquella afirmació, sense recordar de qui era aquella cita... "així com l'Estat totalitari és la forma degradada del veritable Estat", "així com l'Estat totalitari...", "l'Estat totalitari...". I després "Coño..., coño..., vamos al río...". No, no va ser així, allò havia anat d'una altra manera; la frase era una altra: "¡A sentarse, coño!" Sí, aquesta era la frase: "¡...el resto a sentarse, coño!" I després els trets, els ferits i la sang, llavors va ser quan va perdre el món de vista. Començava a veure-ho clar: sí, va ser durant aquella sessió parlamentària, aquell guàrdia civil no havia suportat que s'hagués negat a seure, que li hagués plantat cara. I ara es despertava de l'estat en què el tret del guàrdia civil el va deixar... per quan de temps? Quan de temps havia passat des de llavors? Uns moments? Dies? Mesos? No en tenia cap noció. Ara també recordava la data de la sessió parlamentària, era el 23 de febrer. Però ara quin dia era? On es trobava? Sentia una sensació d'ofec a la boca i una molèstia als narius; tenia els braços immobilitzats i la claror li encegava els ulls. Una veu cridava: "Infermera!"

Cristina dijo...

La infermera no es podía creure el que estava veient; el pacient de la 27 en coma des de feia tants i tants anys s'havía despertat. Es va crear un enrrenou. Tothom corría; els metges no donaven crèdit!. !Una mica d'ordre va cridar una veu! A veure senyor Medina,¿què em sent?,Jo volía parlar, fer un gest dir que sí però...totalment inútil; tot aquell temps m'havía submès en un estat no vegetatiu doncs el meu cervell funcionaba, però sí totalment inmovilitzador. Si m'en surtía,¿ Com ho faría per tornar a
començar?. Sería del tot impossible.¡quina angoixa!A més seguía sense sentir el meu còs, exactament igual que en el moment que el van donar per mort. Deu ser normal, pensava...¡Quina angoixa!. D'altre banda unaltre veu el va distreure dels meus pensaments. Demà començarem a fer proves. A veure si es pot fer alguna cosa...