20 de septiembre de 2010

ENRIQUE SABATÉ, BARDO ESTIMADO

Con gran sorpresa he visto, Caballero Don Enrique, para más señas Sabaté apodado, que os habéis asomado a las mis letras, en ésta mi bitácora que con amigos y amigas yo comparto. Colígese dello que hacéis voto de amistad conmigo y dígoos yo que me siento por ello muy honrada, pues vos tenéis virtudes lisonjeras, como que sois buen bardo y romancero, componedor de rimas y tocador de raveles y otros musicales instrumentos, y que por ello apreciar sabéis los matices y riquezas de las lenguas del mundo, sin fronteras, que no las hay donde el entendimiento reina, y el buen tino no se deja engatusar por sinrazones. Únenos además vuestro linaje, que parece provenir de común cuna, pues que Sabaté os llamáis, en la lengua catalana "Zapatero" -y disculpad, señor, si al propio tiempo he descubierto otro secreto, que no era intención mía emparentaros con quien hoy manda en las tierras españolas-.

6 comentarios:

Enrique Sabaté dijo...

Estimada Anna Rossell
bella dona d´altres terras
sabe vosté que en las guerras
nada hay sino la hiel
y el escozor de la piel
que provoca el sufrimiento;
es mejor vivir contento
dejando a todos vivir
lo que es igual a elegir
su objetivo en movimiento.


Decís vos que soy un bardo
cuasi un provenzal poeta
un trovador y exegeta
diréos que un tanto tardo
sabed que en mí mismo ardo
y el fuego es tal que prolonga
esperanzas de milonga
arrabalera, y sabrás
que si vols, me escucharás
la canço del Serrallonga.

Por ultimo afirmaré
que sois vos todo un portento
un lujo de entendimento
de legua y media y un pie;
en mí que soy Sabaté
vuestro verso catalán
fue vuelo de cormorán
sobre una mar rigurosa;
eres de palabra hermosa
aromada de arrayán.

Me emparentastéis cruenta
al ínclito leonés
más direte que no es
para mí ninguna afrenta,
no he tenéoslo en cuenta.
En Castelnaudary estuve
y una gran sorpresa hube,
sabatés también había.
Forjan bella rejería
yo por herreros los tuve.


Disculpa que haya mal utilizado algunas palabras en catalán.
Es un intento de utilizar sin lograrlo aquello que te comenté de que algunos romances que utilizan alternativamente el catalán y el castellano, pero tampoco es algo que haya investigado en profundidad por lo que no se si se trata de casos aislados y poco significantes y tampoco sé que a que se debe esa particularidad, seguro que alguien lo tiene estudiado pero yo lo desconozco.

Un fuerte abrazo i fins la propera.

Anna Rossell dijo...

Gratamente sorprendido me ha vuestra perorata, Caballero Don Enrique, y es notorio que al oficio de escribir os dedicáis, pues a fuer de ejercitaros en tal arte, las letras os fluyen de la pluma cual agua cristalina, clara y limpia. Vos me emplazáis a oír de vos la cançó del Serrallonga, y vive Dios que he de fer-ho, doncs tan bella veu teniu, que serà un goig escoltar-vos al hivern com a l'estiu.

Enrique Sabaté dijo...

Ya sé que hay al menos un estudio sobre el bilingüismo en el romancero catalán y gallego.

Inquietudes.

Anna Rossell dijo...

¡Qué cosas, Enrique, eso del bilingüismo en un mismo texto romance! Cuando sepas la causa y el por qué dímelo, please. ¿Quizá una explicación pudiera ser que quien escribiera el texto viviera en zona limítrofe lingüísticamente hablando? Aunque tú apuntabas a razones más bien políticas...

Un beso.

jarillot dijo...

Ahí va la referencia de la obra sobre el romancero gallego:

Forneiro, José Luis (2000): El Romancero tradicional de Galicia: una poesía entre dos lenguas. Oiartzun: Sendoa.

Besos, Anna.

Anna Rossell dijo...

Cris (Jarrillot), muchísimas gracias por tu aportación. Seguro que a Enrique -mi amigo el bardo- también le interesa. Una gratísima sorpresa encontrar tu entrada. Y muy útil por cierto.
Un beso.