12 de diciembre de 2010

QUADERN MALIÀ / CUADERNO DE MALÍ

*
Sigue abajo la traducción al español
*
Sembrat pels déus en terres africanes t'eleves
sobirà i excels enmig de l'infinit mostrant
la teva silueta nua, estrictament guarnida
amb fullam verd, que l'estació de les pluges
apaivaga.

Et nodreix l'ample ventre de la mare, t'alleten
generosos els seus pits i tu, sadollat, estens
els braços tot al teu voltant i vers al cel,
cercant el bes de l'aire i la tèbia carícia del sol
càlid.

Carnosa i sensual la teva escorça gris buida
el seu cor i acull en el seu si esperits ancestrals
i protectors, guardes dins teu i en les arrels
la història mil·lenària de l’humà llinatge
original .

Fill agraït del cicle de la vida, reclames
als quatre vents els elements; crides
la terra, l'aigua, el sol i l'aire,

baobab,

i la teva magnífica presència n'és el testimoni.


(Camí de Gongasso -poblat senufó-, 03-12-2010)


© Anna Rossell
*
*
Español

Por los dioses sembrado en tierras africanas te elevas
excelso y soberano, solo en el infinito, mostrando
tu desnuda silueta, estrictamente ornada
con verdura, que la estación de las lluvias
amortigua.

Te nutre el amplio vientre de la madre, sus pechos
te alimentan generosos y tú, saciado, extiendes
los brazos al cielo y a tu alrededor,
buscando el beso del aire y la tibia caricia del sol
cálido.

Carnosa y sensual tu gris corteza vacía
su corazón y acoge en su seno espíritus ancestrales,
protectores, guardas en ti y en tus raíces
la historia milenaria del linaje humano
original .

Agradecido hijo del ciclo de la vida, reclamas
a los cuatro vientos los elementos; llamas
a la tierra, al agua, al sol y al aire,

baobab,

y tu magnífica presencia es su testimonio.


(Camino de Gongasso -poblado senufó-, 03-12-2010)


© de la traducción Anna Rossell

2 comentarios:

Pedro F. Báez dijo...

¡Cuánta razón tienes, Anna! África es la madre y África es la esencia. Y entre el polvo, y entra la maleza, y de las aguas turbias surgen esas siluetas imponentes y negras que son como moldes para dioses esbeltos y flexibles como árboles. Besos y un abrazo fuerte para ti.

Anna Rossell dijo...

Sí, Pedro; y ya he dejado aquella tierra originaria. De nuevo en el viejo continente (aunque más viejo sea aquél), ya estoy en casa. Cuando me ponga al día de las montañas de correos y trabajo, te visitaré como te mereces en tu blog. Un fuerte abrazo.