28 de septiembre de 2010

CORRESPONDENCIA XEC MARQUÈS-ANNA ROSSELL (25-09-2010)

*
CARTA DEL TEÒLEG I SALESIÀ XEC MARQUÈS A ANNA ROSSELL (25-09-2010)
*
A continuación del texto catalán sigue su traducción al español
*
*
De dreta a esquerra, Xec Marquès, Glòria Rodoreda, Carles Parés, Mª Antònia Sagalés i Anna Rossell (juliol, 2008) / De derecha a izquierda, Xec Marquès, Glòria Rodoreda, Carles Parés, Mª Antònia Sagalés i Anna Rossell (julio, 2008)

Català

Conakry, 25 de setembre del 2010

Benvolguda Anna :

[...]
Sí que veig més clar que la mentalitat patriarcal continua sent a la base de moltes formes d’opressió. L’arquetip suposo que [remet al fet que] l’home sembra al ventre de la dona, que és el recipient per fer créixer el seu successor, el seu fill. Hi ha llavors un sentiment de possessió: el meu fill, la meva dona i un deure, el de la protecció. Així es creen els clans i les tribus. Hi ha la meva dona / les meves dones; els meus fills / les meves filles. I hi ha els altres contra qui els he de protegir. El mascle és el pare i el protector i a canvi demana submissió. Això no funciona fora d’un context social dominat per la violència. Patriarcat, masclisme i violència van plegats.
El protector és també l’amo d’un territori. Cal definir territoris, el MEU. I mentre entre els territoris hi hagi tensió i violència el cercle del masclisme es perpetua.
*
D’una manera molt més subtil que en altres èpoques en què no calia disfressar-se per construir l’Estat sobre aquesta base, avui [cal aquesta disfressa] i sembla que no ens en hem sortit gaire.
El Barak Obama, en el discurs que va fer a Accra fa uns mesos, deia que l’Àfrica no tenia necessitat d’homes forts sinó d’institucions fortes. I trobo, encara que segurament no era la seva intenció, que expressa el que estic pensant. Vol dir que no ens en sortirem de la necessitat d’homes forts, mentre les dialèctiques del MEU i del SEU no siguin superades. No només hi ha una dialèctica en termes de poder, n’hi ha una altra més subtil en termes de l’AVOIR (de la possessió, de la propietat, de la riquesa).
Hem creat estructures internacionals que ens fan comprendre que hi ha coses i realitats que no pertanyen a una tribu, són patrimoni de la humanitat. Coses materials com el medi i realitats més complexes, com la justícia i els drets. Malauradament, les institucions no s’estalvien la lluita pel poder i sovint expressen més l’equilibri precari entre les potències d’aquest món que la defensa i la reconeixença de valors superiors que no poden ser “la propietat” de colca poder que sigui.
*
Les recerques de Hans Küng van en la línea d’una ètica universal. El problema és el fonament d’aquesta ètica. Per a les religions aquest fonament és transcendent. La seva transcendència assegura la necessària tensió entre les “ètiques particulars” i aquella universal mai prou captada. Entenc aquí la teva militància per la “desmasclació” de tots els déus. Una desculturació necessària perquè la referència a Déu sigui també transcendent a la dialèctica dels gèneres. Ja saps que per a mi això no passa per una reescriptura dels textos sinó per la pràctica de tot l’arsenal d’interpretació de la paraula i del text perquè sigui sempre PARAULA i es garanteixi el seu caràcter SAGRAT – TRANSCENDENT.
*
A l’Africa l’autoritat religiosa és respectada justament per això. L’home i la dona de Déu són suposats en referència a un ALTRE que els fa “mediador”. Mediador també en les relacions humanes i els conflictes de poder i de possessió. Malauradament les institucions religioses, i la que coneixem de més a prop l’Església catòlica, son encara massa “etnocèntriques” d’ètnies patriarcals.
Els líders religiosos de Guinea, bisbes i imams, van fer una crida comuna a la referència a Déu per superar el regionalisme, l’etnocentrisme i tots els egocentrismes individuals i col·lectius que semblen comprometre la fi de la transició democràtica [al nostre país]. Dos conceptes són els que es valoren: la unitat de Déu i el seu caràcter “rémunerateur” : la justícia davant la qual tot el món haurà de respondre. Únic Déu vol dir, en la reflexió, únic poble, [...]

(Aquesta carta va restar inacabada)
*
*
CARTA DEL TEÓLOGO Y SALESIANO XEC MARQUÈS A ANNA ROSSELL (25-09-2010)

Traducción al español de Anna Rossell

Conakry, 25 de septiembre de 2010

Querida Anna :

[...] Sí que veo más claro que la mentalidad patriarcal sigue estando en la base de muchas formas de opresión. Supongo que el arquetipo [remite al hecho de que] de que el hombre siembra en el vientre de la mujer, que es el recipiente para hacer crecer a su sucesor, su hijo. Se produce entonces un sentimiento de posesión: mi hij@, mi mujer y un deber, el de la protección. Así se crean los clanes y las tribus. Están mi mujer / mis mujeres, mis hij@s. Y están los demás contra quien debo protegerlos. El macho es el padre y el protector, y a cambio exige sumisión. Esto no funciona sino en un contexto social dominado por la violencia. Patriarcado, machismo y violencia van de la mano. El protector es también el amo del territorio. Es necesario definir territorios: el MÍO. Y mientras entre los territorios haya tensión y violencia, el círculo del machismo se perpetúa.

De un modo mucho más sutil que en otras épocas, en que no era necesario disfrazarse para construir el Estado sobre esta base, hoy día [es necesario este disfraz] y parece que no salimos muy airosos de la situación.

Barak Obama, en el discurso que hizo en Accra hace unos meses, decía que África no tenía necesidad de hombres fuertes sino de instituciones fuertes. Y, aunque seguramente no era su intención, creo que expresa lo que estoy pensando. Significa que seguiremos necesitando hombres fuertes mientras las dialécticas del MÍO y des SUYO no sean superadas. No sólo hay una dialéctica en términos de poder, hay otra más sutil en términos del AVOIR (de la posesión, de la propiedad, de la riqueza). Hemos creado estructuras internacionales que nos hacen comprender que hay cosas y realidades que no pertenecen a una tribu, que son patrimonio de la humanidad. Cosas materiales como el entorno y las realidades más complejas, como la justicia y los derechos. Desgraciadamente las instituciones no están al margen de la lucha por el poder y a menudo expresan más el equilibrio precario entre las potencias de este mundo que la defensa y el reconocimiento de valores superiores que no pueden ser "la propiedad" del poder de turno.

Las investigaciones de Hans Küng van en la linea de una ética universal. El problema es el fundamento de esta ética. Para las religiones este fundamento es trascendente. Su trascendencia asegura la tensión necesaria entre las "éticas particulares" y aquella ética universal nunca del todo captada. Entiendo aquí tu militancia en favor de la "desmachización" de todos los dioses. Una desculturación necesaria para que la referencia a Dios sea también trascendente a la dialéctica de los géneros. Ya sabes que para mí esto no pasa por la reescritura de los textos sagrados sino por la práctica de todo el arsenal de interpretación de la palabra y del texto, para que sea siempre PALABRA y se garantice su carácter SAGRADO - TRASCENDENTE.

En África la autoridad religiosa es respetada justamente por eso. El hombre y la mujer de Dios se suponen en referencia a OTRO que hace de "mediador", mediador también en las relaciones humanas y en los conflictos de poder y de posesión. Por desgracia las instituciones religiosas, y la que conocemos más estrechamente la Iglesia católica, son aún demasiado "etnocéntricas" de étnias patriarcales. Los líderes religiosos de Guinea, obispos e imanes, hicieron un llamamiento común refiriéndose a Dios para superar el regionalismo, el etnocentrismo y todos los egocentrismos individuales y colectivos que parecen comprometer el final de la transición democrática [en nuestro país]. Dos conceptos son los que se valoran: la unidad de Dios y su carácter "rémunerateur": la justicia ante la cual todo el mundo habrá de responder. Un único Dios comporta, como contrapartida, un único pueblo,

[...]

(Esta carta quedó inacabada)

2 comentarios:

Arantza G. dijo...

No solo el macho es el que representa la protección. La mujer como madre, por ejemplo, también lo es.
El tema, entrado en el terreno de las instituciones, ya me parece más difuso.
Un beso y buen fin de semana

Anna Rossell dijo...

¡Y qué razón tienes, Arantza! Creo que das en el clavo. Estamos acostumbrados a asociar "protección" con "rol masculino", y la verdad es que no entiendo por qué. En realidad está mucho más asociado al papel femenino. Es una cuestión de "ruido", de protagonismo, de actividad, de fuerza física-violencia. En definitiva es eso. Aunque objetivamente se dé más a menudo la asociación protección-mujer, la que adquiere más protagonismo es la que hace más ruido, la que acaba por ser la más visible.... Y así se escribe la historia.