18 de julio de 2008

Ilustración de Pilar Millán, del libro de Anna Rossell, Mi viaje a Togo

Pepe charlando con el arquitecto del Centro de Formación Profesional Don Bosco

4 comentarios:

Anónimo dijo...

son colores que dan paz

Anna Rossell dijo...

Cierto, y si lo que ves es precioso, los originales son incomparablemente más hermosos. No sólo dan paz sus colores, sino que son una explosión de luminosidad, y la expresión de la pincelada es de lo más sugerente. Capta el alma. Porque quien pinta, no pinta objetos, se identifica con su esencia más profunda.

aliciacancela dijo...

Me preguntaba si a pesar de no aparecer en el libro, había hecho el viaje, o por el contrario se había basado en las fotos. Pero algo muy vivo se transmite,sobre todo en la forma, el gesto de esos brazos interminables, que hablan de alguien que "ha visto", y mira por donde en la tarjeta que me regaló Anna leo que es una viajera asidua del territorio africano. Me encantan, gracias.

Anna Rossell dijo...

Pues sí, Alicia. Pilar es una enamorada de África. Ha estado en Senegal, en Gambia y en Mali. Precisamente hace dos semanas ha inaugurado en Sevilla una exposición preciosa, fruto de su último viaje a este continente. Es una pintora excepcional. Puede que la exposición viaje a Barcelona. Si viene aquí, te lo diré.