25 de abril de 2012

PARA FRANCESC CORNADÓ, MI ÚLTIMO SEGUIDOR

*
          Corría el año 1970 cuando me matriculé en la Universidad de Barcelona con la ilusión acumulada por la frustración de las expectativas que había albergado un año atrás al dejar mi colegio de monjas y comenzar el curso preuniversitario. Me resistía a arrastrar conmigo a la Universidad el desencanto que había experimentado a los pocos meses de iniciar mi experiencia en el instituto. Me empeñaba en que los estudios superiores habían de ser otra cosa y la institución universitaria se me antojaba la panacea contra todos los males públicos y privados. Aunque emprendía aquella travesía prácticamente sola –de todos mis amigos sólo Alicia y otra compañera del colegio coinci-díamos en la misma Facultad- yo me prometía a partir de aquel momento la entrada en un mundo excelso en el que el encuentro y la comunión de las almas afines corrían parejos a la excelencia del cultivo espiritual. 

 Conocí a Irene una tarde de enero en el bar de Letras. Letras era el nombre abreviado que le dábamos todos a nuestra Facultad. Era un día plomizo y desapacible de los que yo aprovechaba para trabajar en la biblioteca. Llevaba un buen rato leyendo y tenía la cabeza embotada y espesa. Decidí hacer una pausa e ir a estirar las piernas y a fumar un cigarrillo mientras me ponía el cuerpo a tono con un café con leche muy caliente. En una de las mesas del fondo vi a Julián, uno de los pocos compañeros de curso con los que había establecido una relación personal. Estaba enfrascado en lo que a todas luces era una acalorada discusión con una chica rubia, de cabello largo y liso, que lo miraba fijamente con ojos vivos y desafiantes. Se me habían terminado los cigarrillos y el dinero no me alcanzaba más que para el café con leche, por lo que me acerqué a Julián a pedirle que me diera uno. Me planté delante de los dos y tardé unos segundos en decidirme a interrumpir lo que era una reflexión filosófica en toda regla sobre La náusea de Sartre. Julián le reprochaba al autor francés no considerar en ningún momento la dimensión social del ser humano y afirmaba con la rotundidad de una convicción sin fisuras que el buscado aislamiento y la obsesión analítica de su protagonista, Antoine de Roquentin, se debían en realidad no tanto a una honrada actitud reflexiva ante la propia existencia, como a la arrogancia y al infinito complejo de superioridad de su persona, que proporcionaban a Roquentin la distancia necesaria para su absurda y egoísta manía de observación. Julián se interrumpió en seco y levantó los ojos al percatarse de que su amiga había desviado la mirada hacia el gesto de mi mano, que señalaba la cajetilla de Ducados. Al verme Julián asintió con la cabeza y me invitó a sentarme, pero ellos ya no reanudaron el hilo de sus disquisiciones. Hasta que terminé de fumarme el cigarrillo charlamos sobre la convocatoria de asamblea del día siguiente y sobre la probabilidad de que la policía ordenara cerrar la Facultad, como ya había hecho en otras ocasiones. Nos levantamos, subimos las escaleras que conducían al claustro, ahora solitario y frío, y nos despedimos mientras Irene se encasquetaba su boina negra hasta las cejas y se envolvía con la bufanda el cuello y la nariz. Mientras me encaminaba hacia la biblioteca pensé que nunca había entendido el personaje de Roquentin y que ya cuando leí la novela de Sartre me pregunté cómo casaban las tesis que emanaban de su indudablemente admirado protagonista con su marxismo y su compromiso social.

(Anna Rossell, Aquellos años grises (España 1950-1975), Segunda parte, pp. 103-104).
*

 *
Portada de Aquellos años grises (España 1950-1975),
Diseño de portada: Gerard Ávila
*
*
CÓMO ADQUIRIR MIS LIBROS
*

1) Librería Altaïr, de BARCELONA: Gran Vía de les Corts Catalanes, 616 (entre C./ Balmes y Rbla. de Cataluña), 08007 Barcelona, Tel. (34) 933427171, Fax (34) 933427178, Horario de lunes a sábado: 10:00 - 20:30 h, Correo-e: http://www.altair.es/.
*
2) Librería Laie, de BARCELONA, C./ Pau Clarís, 85, Tel. 933181739
*
3) Librería Library (Lili), de EL MASNOU (BARCELONA) (pasaje delante del quiosco de prensa, ante la estación de Ocata)
*
4) Librería Altaïr, de MADRID: C./ Gaztambide, 31 (entre C./ Alberto Aguilera y Princesa), 28015 Madrid, Tel. 915435300, Fax 915443498, Correo-e: altair.m@altair.es
Horario de lunes a viernes: 10:00-14:00 h i 16:30-20:30 h, sábado: 10:30-14-30 h
*
5) Librería Primado, de VALENCIA, Avda. Primado Reig, 102, Tel. 963616064 (Miguel Morata)
Correo-e: libreriaprimado@hotmail.com
libreriaprimado.blogspot.com

*
6) Librería Céfiro, de SEVILLA, C./ Virgen de los Buenos Libros, 1, 41002 SEVILLA, Tel. y Fax: 954 215 883, Correo-e: cefiro@cefiro-libros.com (Luis)
*
7) Librería La Fuga, de SEVILLA, C./ Conde de Torrejón, 4 (al final de la C./ Amor de Dios), Alameda de Hércules, 41003 SEVILLA, Tel.: 954 382 340, Correo-e: lafuga@nodo50.org (Luis)
*
8) Editorial ACEN, de CASTELLÓN: www.acencs.org
Correo-E: info@acencs.org
Tel.: 662606550
*
9) Librería Argot, de CASTELLÓN, C./ San Vicente, 16, 12002 Castelló de la Plana,
Tel.: 964 250 498, Fax: 964 240 368, Correo-e: argot@argot.es
*
*
LISTA DE PRECIOS:

Mi viaje a Togo (Libro de viajes) 18,50 Euros

La ferida en la paraula (poemario) 12 Euros

Mondomwouwé (novela) 12 Euros

Quadern malià / Cuaderno de Malí (poemario) 12 Euros

Aquellos años grises (España 1950-1975) -novela- 14 Euros

Álbum d'Absències -poemario- 12,50 Euros

4 comentarios:

Lisarda dijo...

Cautivante inmersión en el tiempo: me has hecho acordar del bar de Letras de la UBA, al principio de la democracia rioplatense. Qué hermosa fe-la universidad como panacea-y qué porosidad de esponja para absorber lecturas, cátedras,cigarrillos! Hermosa memoria, Anna: ya está abierto el apetito con esta entrada.

Anna Rossell dijo...

Gracias por tu entrada, Lisarda. Increíble la capacidad de la Historia para crear ambientes y movimientos paralelos en puntos geográficamente tan distantes...
Me agrada especialmente este comentario tuyo porque viene de ti, te sé persona sensible y cultivada. Un abrazo desde el otro lado.

Francesc Cornadó dijo...

Muchísimas gracias Anna, en aquellos años yo también andaba por la universidad, años duros y esperanzados.
Salud
Francesc Cornadó

Anna Rossell dijo...

Hola, Francesc, pues debimos de vivir traumas y esperanzas parecidos. Un saludo desde las esperanzas. Gracias por comentar.