21 de junio de 2011

PARA NURIA DE ESPINOSA, MI ÚLTIMA NUEVA CONTERTULIA

*
A Nuria le dedico este poema de bienvenida a nuestra tertulia:
*
Al original catalán sigue su traducción al español

(Catalán)

Les veus que em sento a dins
parlen de tu,
em diuen cada bri
de l’herba del teu cos
perquè m’hi ajaci.
M’atansen espais pregons de plenitud
que no ocupem
per no despertar l’ombra
que jeu, adormida,
al meu costat.
Quina paraula nodrirà el seu somni,
tan poderosa, que vivim sotmesos
al seu jou?
Vetllem el son d’un esperit boirós
sense contorns,
que escampa per nosaltres una nit
que no volem fer nostra.

I tanmateix, seguim obedients el seu dictat.
Com un destí implacable.

© Anna Rossell (Del poemario Anna Rossell, La veu per companya)
*
*
(Español)

Voces en mi interior
hablan de ti,
me dicen cada brizna
de la hierba de tu cuerpo
para que yo me acueste.
Me acercan espacios de honda plenitud
que no ocupamos
para no despertar la sombra
que yace, dormida,
a mi lado.
¿Qué palabra nutrirá su sueño,
tan poderosa, que vivimos sometidos
a su yugo?
Velamos el descanso de un espíritu brumoso
sin contornos,
que extiende por nosotros una noche
que no queremos nuestra.

Y sin embargo, seguimos obedientes su dictado.
Como un destino implacable.


© Anna Rossell (Del poemario Anna Rossell, La veu per companya)

© de la traducción Anna Rossell

4 comentarios:

Nuria De Espinosa dijo...

Gracias Anna, me ha emocionado tú bienvenida y el maravilloso poema, tanto en catalán, como en castellano. Lo guardo con todo el cariño en mi corazón, un fuerte abrazo.

Anna Rossell dijo...

Gracias a ti, Nuria, por tu interés y por tu sensibilidad. Nos vamos leyendo. Un beso.

carmen jiménez dijo...

Quiero felicitaros a las dos, porque alguien capaz de inspirar estos versos merece su reconocimiento. Ana, tu poesía es tan honda como tu prosa.
Un beso y feliz verano. ¿Nos veremos en Sigüenza?

Anna Rossell dijo...

Carmen, una alegría saber de ti. Si, en Sigüenza hemos de vernos. Me apunté ya hace mucho. Ya tengo ganitas. Un fuerte abrazo, Carmen. Tus halagos me hacen subir los colores.