21 de mayo de 2011

PARA MI ÚLTIMO SEGUIDOR, ANTONIO MARSET

*
Al original catalán sigue su traducción al español

Catalán

MIRATGES

Vigila amb el llenguatge de les coses!
El parany té formes seductores.
Què veus? El mar?
Que bell el mar!
Però el mar també és aquest mirall d’angoixes.
Tu creus gaudir d’un paradís excels,
i estàs immers, en canvi, quotidianament en la misèria
de col•lectiu malson.
O bé implores de tots els déus clemència
quan un núvol lleuger t’apaga fugaçment la llum del dia.

Vigila amb el llenguatge de les coses!

© Anna Rossell

(Del poemario Anna Rossell, La veu per companya).
*
*
Español


ESPEJISMOS

¡Guárdate del lenguaje de las cosas!
La trampa tiene formas seductoras.
¿Qué ves? ¿El mar?
¡Qué bello el mar!
Pero el mar también es este espejo de la angustia.
Crees gozar de un paraíso excelso,
y en cambio estás inmerso en la miseria cotidiana
de colectiva pesadilla.
O bien imploras de los dioses la clemencia
cuando una tenue nubete apaga fugaz la luz del día.

¡Guárdate del lenguaje de las cosas!

© Anna Rossell

(Del poemario Anna Rossell, La veu per companya).

4 comentarios:

Dario dijo...

Guárdate del elogio del malevo
que solo lisonjea cuando mata.
De fata morgana verte en el espejo
Que elogio mediocre malbarata
la fama el honor de quien ensalza.
Darío

Anna Rossell dijo...

Dario, lo tuyo es el diálogo en verso, ¡cualidad poco común, a fe mía!

ANTONIO MARSET dijo...

Anna, una sorpresa excitante. Gracias por el poema y por dedicarme unos instantes de tu vida. Un consejo que intentaré seguir. Es cierto que las palabras te pueden poner trampas malditas, pero te pueden dar alegrías maravillosas. Eso intento al escribir, dando una y otra vuelta para que el que me lea sienta lo mismo que yo al escribir.Gracias otra vez.

Anna Rossell dijo...

Gracias por tus palabras, Antonio. Sí, también yo lo veo así: las palabras pueden salvar o matar, son un arma poderosa en cualquiera de los sentidos. Espero que el principio de esta relación sea un intercambio fructífero de palabras, y que las sepamos convertir en un instrumento cada día más constructivo. Un abrazo.