3 de noviembre de 2010

ELOGIO DE LA DISCRECIÓN

*
Al texto original catalán sigue su traducción al español
*
Català

Ompliu l’espai i el temps amb les paraules
i espai i temps se us escolen entre els dits.

Definir el substantiu amb els mots,
-vana arrogància-
quan la substància habita
entre els replecs.

Escoltar-te per dins
els batecs del teu jo,
després mirar, palpar,
riure, plorar,
inspirar,
olorar,

cercar ... .

No donar res per fet,
per sabut,
entendre per la pell,
conèixer per l’esglai,
pausadament.

Oblidar per percebre
de nou,
aprendre el llenguatge mut
dels sentits verges,
tornar a néixer.

Callar per copsar l’essència de les coses.

Després mirar
uns ulls.


© Anna Rossell (Del poemari, La ferida en la paraula, ed. Montflorit, Barcelona, 2010)
*
*
Español (© Traducción del catalán de Anna Rossell)
*
Llenáis tiempo y espacio con palabras
y espacio y tiempo se os escapan por los dedos.

Definir lo sustantivo con palabras
-vana arrogancia-,
si la sustancia habita
entre los pliegues.

Escucharte por dentro
los latidos de tu yo,
después mirar, palpar,
reír, llorar,
inspirar,
oler,

buscar... .

No dar nada por hecho,
por sabido,
entender por la piel,
conocer por el espanto,
pausadamente.

Olvidar para percibir
de nuevo,
aprender el lenguaje mudo
de los sentidos vírgenes,
renacer.

Callar para captar la esencia de las cosas.

Después mirar
unos ojos.


© Anna Rossell (Del poemario, La ferida en la paraula, ed. Montflorit, Barcelona, 2010)

6 comentarios:

Arantza G. dijo...

Callar para captar la esencia de las cosas.

Un buen resumen de la discreción.
El silencio es el mejor adalid de ella.
Un beso.

Anna Rossell dijo...

Sí, Arantza, y también lo es de la observación. Sin discreción no hay posibilidad de observación y tampoco, pues, de aprendizaje. Gracias por comentar. Otro beso.

Clo dijo...

eso fue hermoso...
lo mejor que he leído en mucho tiempo.

Anna Rossell dijo...

Clo, gracias por el elogio. Me siento bien pagada si mi poema llega a quien lo lee. Pero lo que sucede entre autor@ y lector@ es siempre cosa de dos. Sólo así se cierra el proceso. Gracias por comentar.

blog del poeta Manuel López Azorín dijo...

Toda observación entraña conocimiento. Participo de tu poema.
Hay que aprender a mirar. El silencio expresa tanto.

Gracias por la traducción.

Anna Rossell dijo...

Manuel, gracias por darme tu opinión.
Y que lo digas, el silencio es tan significativo -o más- que las palabras. Y además es enormemente polisémico, también más que las palabras. Seguro que tú, como poeta, sabes bien de qué hablo.
Un abrazo.