16 de septiembre de 2010

TERLY, ¡ANTE VOS ME INCLINO HUMILDEMENTE...!

*
Así quiero expresaros mi saludo y con gallardo ademán agradeceros que la bitácora que a la luz expongo confianza tan excelsa hubiere merecido. Deciros sólo quiero, señor mío, que a éste mi rincón, que ahora es el vuestro, habéis de ser siempre bien recibido. A vuestros pies quedo, a vos me rindo, y os emplazo a que hagáis uso de la pluma cuando gustéis y oportuno parezca a vuestro arbitrio, que mi humilde persona ha de esforzarse por estar a la altura del litigio.

2 comentarios:

Terly dijo...

Con tu texto cervantino
me has dejado anonadado,
"acojonido", acomplejado,
para ser yo quien me inclino,
yo, Romero Montesino,
yo que me siento a tu lado
chiquito como un comino...
Hoy un beso anticipado,
hasta el beso alcalaíno.

Anna Rossell dijo...

Pues, señor, he de deciros que son las vuestras palabras para mí un halago cierto, pues rubor siento y me embarga y sube por todo el cuerpo: vuestros requiebros me honran, me admiran y zalamean -invéntome la palabra, que cierta estoy que vuecencia habrá dentenderla bien-. Y esto afirmo pues la pluma que vuesa merced usáis no menos digna parece ni nada malbaratáis. Por ello os digo maese, Caballero Montesinos,¿qué criatura osaría desmerecer vuestros versos si en un trís habéis rimado cuatro -ados con cinco -ínos? Mucha humildad es la vuestra, Maestro Gran Don Romero,¡Vive Dios que he de abrazaros, y pronto, éste es mi deseo.